miércoles, 6 de enero de 2010

CÓMO DESCRIBE KABIR EL SIMRAN


CÓMO DESCRIBE
KABIR EL SIMRAN
“Reconfortante es el Nombre de Dios. Cura todas las enfermedades, y además el recuerdo del Nombre de Dios conduce hacia Él.” Kabir dice también: “En medio de amor elevado, en medio del rico y del pobre,grande es quien reza y más grande aúnes quien lo hace sin motivo.” La riqueza y el poder mal adquiridos difícilmente forman al ser humano. Tanto la riqueza como la pobreza son transitorias. El que hace Simran está muy por encima de toda la humanidad y es mucho más bendecido que todo el resto. La mayoría de la gente ansía cosas mundanas. Algunos están deseosos de tener hijos, otros ansían riqueza y aún otros van tras nombre y fama. El Padre bondadoso, naturalmente, les concede a todos lo que le piden en sus oraciones; pero por otra parte, una persona que hace Simran no pide nada, sino que busca a Dios por Dios mismo y por consiguiente es la máxima gloria para él.

En una ocasión, Akbar, el gran emperador mongol, yendo a caballo perdió el camino y sintió sed. Le pidió agua a un campesino que estaba cerca de un pozo. El campesino ató el caballo a un árbol y al emperador le dio comida y agua sin tener idea de quién era. Al rey le complació mucho su hospitalidad y le dijo quién era, pidiéndole que fuera a verlo si algún día tenía necesidad de algo. Después de un tiempo, el campesino tuvo la oportunidad de visitar la ciudad y fue a ver al rey, como éste le había pedido. Al llegar al palacio real se encontró con que el rey estaba ocupado orando y al final de su oración pidió a Dios por la paz y prosperidad de su reino. Al escuchar esto, el campesino se sintió humillado por haber venido a pedir a unlimosnero, pues él también podía pedir directamente al Supremo, quien escucha por igual las oraciones de los ricos y los pobres.

Gurú Nanak ha dicho: “¿Por qué hemos de pedir a Dios cosas del mundo?” Todos aquellos que amen al cuerpo y lo concerniente a él, van camino a l infierno, pero quien haga Simran sin motivo , es verdaderamente grandioso. Nosotros generalmente pedimos por el cumplimiento de nuestros deseos y anhelos. Mientras que un hombre o una mujer estén llenos de estos deseos, el cuerpo humano, lejos de ser un templo de Dios, es una morada de Satanás, así, Kabirdice que Dios ama a quienes aman sólo a Dios, no por otra cosa sino por amor a Dios. Esto mismo se encuentra en las escrituras de los Sikhs:“¿Qué debo pedir? No hay nada perdurable en todo el mundo. Yo veo que el mundo entero se está consumiendo.” Kabir dice:

“En el dolor oramos a Dios, en el placer nos olvidamos de Él. Si pudiéramos orar durante el placer, los sufrimientos no vendrían.”

Nosotros sólo recordamos a Dios cuando estamos agobiados por todos lados. Es la aflicción y no la abundancia lo que nos vuelvehacia Dios. Si no nos olvidáramos de Él en la prosperidad, nunca nos llegaría la adversidad. Los tiempos difíciles sólo vienen comoresultado de pecados cometidos al olvidar al Señor. El Simran o el constante recuerdo de Dios es un tónico para el alma. Hace que lafuerza de voluntad se fortalezca de día en día. Por severas que sean las dificultades y pruebas, ya no puede n intimidarle a uno. Con semblante sonriente pasa por las tormentas del destino sin ser dañado. El Simran es la panacea para todos los males del mundo. Es un remedio potente y hace milagros para quitar las preocupaciones cuando todos losesfuerzos humanos fallan. Una persona de Simran (que ha hecho de la repetición mental del Simran una devoción en su corazón), nunca tiene preocupaciones o ansiedad alguna. Para que el Simran sea muy efectivo, tiene que ser constante e incesante.
En una ocasión, Moisés, el profeta de los Hebreos, sintió que él era la más devota de las criaturasde Dios. Con una actitud mental egoísta, le preguntó a Dios si había en el mundo un devoto más grande que él. El Dios Supremole dijo a Moisés que entre sus devotos estaban incluidos muchos pájaros y animales aparte de los seres humanos. Señalando a un pájarosolitario en la selva, Dios le dijo a Moisés que se acercara a ese pájaro si quería conocer las profundidades de la devoción. Como Moisésno conocía el lenguaje de las aves, Dios le dotó con ese entendimiento para que pudiera tener una plática con el pájaro. Moisés se aproximó al pájaro y le preguntó cómo estaba. El ave le contestó que, ocupada como estaba en el recuerdo constante (Simran), nopodía permitirse ningún tiempo para una conversación inútil, salvo por amor al Bienamado que le había enviado a Moisés. Después le preguntó el profeta al pájaro si tenía algún problema en el que pudieraprestarle ayuda. El pájaro le contestó que no tenía ningún problema, pero que si quería el profeta hacerle un favor, le pedía que le trajeramás cerca el manantial de agua que brotaba a cierta distancia , ya que el volar hasta él para calmar su sed interfería con su Simran. Esteincidente rebajó el orgullo de Moisés.
Gurú Nanak también habla de este modo: Si yo te olvido, oh Dios, aunque seapor una fracción de minuto, representa esto para mí más de cincuenta años. Dice también: “Sólo está vivo aquél que está en constante recuerdo de Dios; todos los demás es como si estuvieran muertos.”El Simran tiene que hacerse a toda costa. El constante recuerdo de Dios vivifica al devoto. Gurú Nanak d ice: “Si te recuerdo, yo vivo.Cuando te olvido , para mí es como la muerte.” Hay muchos recursos para desarrollar la concentración. Algunos permanecen de piedurante horas y horas. Otros mantienen sus brazos alzados. Algunos se ocupan de ejercicios respiratorios como el pranayama y otrosduermen sobre clavos o se sientan bajo el ardiente sol con cuatro fuegos encendidos a su alrededor (es decir, Panch Agni Tap o la austeridad de los cinco fuegos). Pero todos estos métodos son artificiales. El Simran, o sea la remembranza de Dios, es el único métodonatural y el más fácil de seguir y desarrollar. Puede ser practicado con igual facilidad tanto por los jóvenes como por los ancianos, en el hogar de uno, entre amistades y familiares y en el trabajo.
Kabir sigue diciendo: “Olvidados de la oración en el placer, oramos únicamente en el sufrimiento.” Simran, El Dulce Recuerdo de Dios
Y dice Kabir: tales oraciones son vanas. Ya que sólo recordamos al Señor cuando estamos en dificultades y no nos preocupamos nunca por Él cuando estamos en la opulencia, el Santo Kabir dice que Dios tampoco escucha aquellas oraciones egoístasque murmuramos en vano perturbados por una enfermedad o cuando estamos involucrados en un pleito judicial, etc. La oración debe ser incesante, desbordante, como lo son las pasiones de un amantequien no olvida su amor ni por el instante de un parpadeo. Cuando un hombre se enamora de una mujer, lleva la imagen de ella en sumente todo el tiempo, ya sea que esté dormido o despierto, sentado o de pie.

“ Si uno pudiera llevar consigo el amor de Dios de esta manera, ello sería verdaderamente grandioso. ”Kabir sigue explicando cómo se debe llevar a cabo el dulce recuerdo de Dios. Da otro ejemplo del mismo tipo diciendo: “Atiendan a la oración al igual que las doncellas del pueblo, quienes caminan con la atención siempre fija en los cántaros que llevan sobre sus cabezas.” La rutina diaria de la vida, dice Kabir, no interfiere con el Simran. Las doncellas del pueblo, cuando van por agua, llevan cántaros de agua uno sobre otro encima de la cabeza , y a pesar de que no ven el camino, siguen bromeando y hablando entre sí, mientras los cántaros permanecen firmes sobre sus cabezas, pues su atención está constantemente fija en ellos. De manera similar, no debemos olvidar el Simran aún en medio de la actividad y el bullicio de la vida y de las obligaciones mundanas.
Kabir vuelve a decir: “Atiendan a la oración como las vacas lo hacen con sus becerros, que a pesar de queestén pastando en la pradera nunca olvidan a sus pequeños.”Cuando un pastor lleva a las vacas a pastar, ellas no se olvidan de sus crías que han dejado en el corral. Todo el tiempo que duran pastando en el campo mantienen su atención fija en sus becerros. De esta manera, mientras estamos ocupados en asuntos mundanos, no deberíamos olvidar nuestra meta y nuestro objetivo en la vida, es decir: la realización de nuestra alma en Dios. Kabir da otro ejemplo para explicar y dejar claro el hecho de que debemos estar recordando a l Señor: “Atiende a tus oraciones igual que los avaros lo hacen con la riqueza, con la mente fija siempre en el dinero deshonestamenteacumulado .” Un pobre junta su dinero mendigandomonedas y las cuenta día y noche. Dormido o despierto, él sueña todo el tiempo con su pequeño tesoro. Nosotros también, igualque un pobre, debemos llevar siempre una cuenta del Simran que hacemos y debemos tratar de acumular poco a poco la riquezadel Verbo (Naam) sin olvidarlo ni un momento. Kabir ha dado muchos ejemplos para que podamos comprender el valor real delverdadero Simran que produce fruto. “Ama la oración como el venado ama al sonido de la trompeta, el cual arriesga su vida y su libertad por la dulce música.” Un venado de pies ligeros, al que no sepuede capturar por ningún otro medio, es atrapado por los cazadores fácilmente con el sonido de la trompeta. El venado se enamoratanto del sonido que se siente irresistiblemente atraído hacia él, y desvalido coloca su cabeza sobre el instrumento musical. De lamisma manera, cuando la mente siempre inquieta escucha la Corriente del Sonido Interno (Nad), queda encantada, aquietada y sequeda inmóvil. El alma, cuando queda liberada de los tentáculos o garras de la mente, es capaz de remontarse fácilmente a regiones más elevadas. Él da otro ejemplo: “Ama la oración como la polilla ama la luz.En su llama se quema, nunca trata de esquivarla.” La luz es la vida misma de la polilla. La ama con tanta pasión, que no titubea en quemarse hasta morir en lugar de evitarla. Kabir Sahib dice por tanto, que debemos amar a l Simran como al mismísimo aliento de nuestra vida; ya sean ricos o pobres; estando sanos o enfermos; despiertos o dormidos; y como una polilla, debemos estar siempre listos a sacrificar nuestro propio ser en devoción a nuestro ideal.
Vuelve a decir Kabir:“Abandónate en el dulce recuerdo, como el insecto que se hace bhirangi, quien por deleite se pierde a sí mismo para surgir como el nuevo bhirangi.” El bhirangi (un insecto), después de casi matar a un insecto keet, lo revive dedicándole su poderosa atención: lo mira fija y concentradamente. El insecto keet, cuando encantado vuelve a la vida, ya no es un keet, sino que se ha convertido en un bhirangi.De la misma forma, nos dice Kabir que quien hace Simran y se mantiene firmemente injertado en él, tendrá un nuevo nacimiento y una vida totalmente distinta a la antigua vida sensual que ha estado viviendo hasta entonces. Este es el “segundo nacimiento” del cual hablan todos los Santos. Cristo dice: “A menos que pierdas esta vida,no podrás tener vida eterna. ” “ A menos que un hombre nazca de agua (primer nacimiento) y de espíritu (segundo nacimiento), no puede entrar en el Reino de Dios.” “El primer nacimiento fue de semilla corruptible y el segundo será de semilla incorruptible.” A esto se le puede llamar “Nacer en Cristo” y cuando efectivamente suceda, uno dirá igual que San Pablo: “No soy yo, sino Cristoquien habla a través de mí.” El principio de vida injertada actúapor igual en las plantas y en el ser humano, y está acorde con las leyes de la naturaleza. Hazrat Baziad Bustanvi, un hombre de extrema piedad y devoción, en una ocasión miró dentro de sí y no encontró nada excepto a Dios. En un estado de divina saturación exclamó: “¡Yo soy Dios!” Sus discípulos, no acostumbrados a escuchar de él tales palabras,aparente mente sacrílegas, se asombraron preguntándose qué podría haberle pasado a su Maestro (Pir). Después de algún tiempo, cuando el Maestro descendió del estado de súper conciencia , le preguntaron por qué había exclama do que era Dios, lo cual era contrario a las instrucciones que acostumbraba darles (que Dios no podíaentrar en un cuerpo humano). El Maestro dijo que la expresión de “¡Yo oy Dios !,” no había sido proferida por él, sino por algúnotro (según la Ley del Corán, él podía haber sido conde nado por hereje al decir esas palabras blasfemas). Después de un tiempo le sobrevino de nuevo a Hazrat un acceso de saturación de Dios y empezó a exclamar: “¡Yo soy Dios!” Esta vez, algunos de los discípulos se lanzaronsobre su Maestro con palos, lanzas y espadas. En el escrito Maulana Masnavi, hecho por Maulana Rumi (la narración poética originalde este tema), se dice que a todo aquél que dirigió un golpe a la cabeza, manos o piernas del Maestro, le fueron mutila das las suyas;mientras tanto, el Maestro, en una especie de trance, seguía exclamando : “¡ Yo soy Dios !” Los discípulos estaban asombrados y preguntaron al Maestro sobre el significado del incidente. Con una sonrisa informó que aquél que ha fusionado su pequeña entidad (alma) con la entidad más grande (la Súper Alma, Dios), se vuelve uno con Dios y nadie podrá golpearlo o dañarlo. En forma semejante se menciona en un libro sagrado de los Hindúes (Ghat Ramayan), que Tulsi Sahib de Hathras (un hombre de gran devoción), mientras visitaba a Baji Rao Hulkar, caudillo Maharatta de Stara, dijo una vez:
“La gente sólo ve mi indumentaria física (cuerpo), pero en realidad vivo fuera de ella.” Nuestro propio Maestro, Hazur Baba Sawan Singh Ji, estaba de gira una vez en la ciudad de Gujranwala, en el Punjab, cuandoalgunos oponentes surgieron con la idea de pelear. El Maestro estaba dentro de la casa. Se levantó estando en un estado de saturación divina y dijo: “¡Mírenme!, ¿quién soy?” Y se hizo un silencio total. Esta es la experiencia general de aquellos que en algunas ocasiones llegan a estar saturados de Dios. Estas afirmaciones sacan a relucir el verdadero significado del Simran. El Santo Kabir da tantos ejemplos. Él dice:
“Ama la oración como el pez ama al agua, el cual prefiere la muerte antes que ser separado de su elemento.” El agua es el elemento vital del pez, sin el cual no puede vivir. Preferiría morir antes que vivir sin ella siquiera un sólo momento. De manera similar, el Simran es el elementovital en el cual vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser. A menos que comprendamos esta verdad fundamental mediante lapráctica real, no podremos tener paz. Él sigue explicando:“Oremos con todo nuestro corazón en el silencio del alma;cerremos el mundo externo para descubrir la Verdad internamente.”El Simran tiene que hacerse con la lengua del pensamiento y no hablado. Es un proceso mental interno completamente,que se debe practicar sólo después de haber cerrado los orificios de salida de las facultades que nos conectan con el exterior.El tesoro del Simran debe mantenerse oculto para la gente. Es la riqueza más preciosa, cuyo valor la gente mundana difícilmentepuede comprender. La realidad alborea únicamente cuando ustedes atraviesan el velo que está detrás de los ojos. Cristo tambiéndice a este respecto: “Busca y encontrarás.Toca y se te abrirá.” Refiriéndose al proceso de l Simran externoque generalmente hacemos, Kabir dice: “Al pasar las cuentas de un rosario nos complacemos a nosotros mismos y sin embargo nunca ganamos; pero si hiciéramos una cuenta de la mente, una Luz interna alborearía nuevamente.”
El pasar las cuentas del rosario nos proporciona una satisfacción mental, pero no conduce a nada. Si ustedes le dieran vueltas a las cuentas de la mente, serían testigos de la Luz de Dios que está dentro de uno. Kabir dice que difícilmente se llega a necesitar de rosarios con cuentas, pues mientras las manos están ocupadas en pasar las cuentas, la menteestá fija en las cuentas externas, en lo mundano, y esto la imposibilita para que pueda retirarse hacia el interior, y si eso no selogra, no hay ganancia alguna. Por el contrario, una vez que la mente se absorbe en el Simran (en la concentración mental), la cortinade hierro se abrirá de par en par (como al decir: “¡Ábrete Sésamo!,” u otras palabras mágicas). Él dice:
“Incontables siglos han transcurrido pasando las cuentas del rosario y aún así nuestras mentes no han cambiado; por lo tanto, abandonen las cuentas de madera y adopten las de la mente.” Es por esto que Kabir dice:
“Desperdiciamos toda nuestra vida en el desempeño de obras meritorias externas, pero el alma no encuentra la entrada al Reino de Dios. El velo interno no se abre y el alma permanece afuera. Debemos puesusar la cuenta de la mente y ésta actuará como un botón que se presiona para dar acceso al alma a las regiones espirituales. ”Kabir explica además: “Continuamente fluyen las sublimes melodías sinfónicas: Divinas en su nacimiento, ellas subyugan a la mente.”Al concentrarnos, se siente un adormecimiento gradual que sube de las manos y de los pies y que se extiende por todo el restodel cuerpo, hasta que las corrientes sensorias quedan enfocadas en el entro del alma: detrás de las cejas (de donde proceden en estado despierto o consciente). La energía concentrada es entonces dirigida hacia el velo que está detrás de los ojos, el cual se desgarra descubriendo una brillante vista. El sol o la luna aparecen según el nivel, al mismo tiempo que una melodiosa Corriente de Sonidoemerge del Más Allá. Estos incesantes acordes de música siguen sonando por sí solos. Cuando se ha alcanzado este estado, al aspiranteya no le queda nada por hacer excepto absorberse en ellos.
Kabir continúa diciendo:
“El verdadero rosario está en la mente, todo lo demás es engaño y ostentación mundana. ¡Ay! el rosario de la rueda persa solamente saca agua.” Para que el Simran sea efectivo, se debe caracterizar por el amor, el afecto y la devoción. Si el rosario por sí solo pudiera conducirhacia Dios, entonces el rosario grande de la rueda persa podría también hacer lo mismo. Pero nuestra experiencia diaria muestra que no pueden lograr tal cosa. (Los rosarios de la rueda persa son las cuerdas a las que están atadas cubetas, y éstas solamente sacan agua y nada más).De manera similar, los chinos han inventado lo que se llama “Rueda de la Oración.” Una vez que se pone en movimiento, da alrededor de mil vueltas. Ellos escriben un mantra o himno sagrado en un pedazo depapel y lo colocan en la rueda, la cual ponen en movimiento y se sienten satisfechos de haber repetido el nombre sagrado mil veces,pero esto es en vano. El Simran que se hace al estilo de un loro, repitiendo un mantra mil veces en esta forma, no puede producir frutoalguno. Entre los hindúes ortodoxo s existe la práctica de escribir el nombre “Ram, Ram,” o sea la Palabra de Dios en papel miles deveces todos los días. Después de un tiempo recortan cada palabra “ Ram” y la colocan en una bolita de masa de harina y arrojan dichasbolitas a las corrientes de un río y creen así haber obtenido mérito religioso. Esto sólo trae un pequeño recuerdo de Ram. Si unoles dijera que el verdadero Ram está adentro de ellos, no lo creerían. De manera que ni encuentran a Dios (Ram) ni reciben algo substancial.De igual manera, en Purbias (una secta ortodoxa que da gran importancia a los rituales externos y trata de ejecutarlos con fereligiosa) generalmente toman un baño temprano por la mañana en alguna corriente de 0agua como un acto de mérito religioso. Enuna ocasión, unos cuantos Purbias fueron a Kabul, en Afganistán (región montañosa en el noreste de la India), en donde el clima porlo general es muy frío. Aquí uno de ellos se fue a bañar al río Kabul, pero habiendo encontrado el agua helada pensó en qué forma podría eludir la rigurosa prueba y aún dejar satisfechos sus escrúpulos. Tomó una piedrita y la lanzó a la corriente diciendo: “¡Oh , piedrita, tu baño será también el mío!” Después de haber dicho esto, dio la vuelta y en el camino encontró a otro Purbia que iba al río para hacer sus abluciones (baño ceremonial) matinales. Este último le preguntó si se había bañado en ese clima tan frío, y el primero le contó acerca de cómo había tomado en sustitución el baño de la piedrita; entonces el otro individuo lo abrazó diciendo: “¡Tu baño es también mi baño!” Esto es igual al ciego que guía a otro ciego y ambos caen en la zanja al ejecutar actos ciegamente.
Kabir también se refiere al rosario diciendo: “Has desperdiciado mucho tiempo con el rosario de madera; ahora toma el rosariomental que no tiene nudo al final.” “Oh Kabir, rezar el rosario de cuentas de madera es una tarea muy laboriosa, pero el continuo rosario mental, como es el de las cuentas del aliento (entrando ysaliendo), es un fenómeno natural. Prosigue incesante sin esfuerzo alguno.” En el rosario hay una cuenta principal. Cuando se completa una vuelta hay que invertirlo para que el efecto no se neutralice,porque las cuentas tienen que pasar se en una sola dirección. Así pues, Kabir nos aconseja que debemos adoptar el rosario natural delaliento, el cual por ser interminable en su continuidad, no tiene nudos y no necesita que se le invierta. Además dice: “En continua revolución infructuosa, el rosario exclamó: ¿Por qué me das vueltas y más vueltas? Da vueltas al rosario mental si quieres la guía de un Maestro. Repasar las cuentas y contar las vueltas con los dedos son actos sin ningún mérito, que se ejecutan con la mente errante. ¿Cómo sepuede encontrar a Dios con una mente insensata?” Kabir dice:“Cuando uno hace todas estas abluciones (ejercicios purificatorios), como el pasar las cuentas del rosario, etc., la mente de uno no está quieta, después de todo, ¿qué hay de bueno en hacer todo esto? Mientras pasas las cuentas y registras con los dedos el número de vueltas que ha dado el rosario, la mente como un potro sin freno anda vagando. Por consiguiente, todos estos actos son inútiles. Uno puede encontrar a Dios sólo a través de un Maestro, cuando de acuerdo a sus instrucciones uno aprende a frenar la mente y a conducirla hacia el lado correcto (es decir, hacia el interior y hacia arriba, en vez de mirar las cosas del exterior e ir hacia abajo).”La práctica de la concentración y el enfocar la mente sólo puede ser logrado a través del Simran, como es recomendado y no por algún otro medio. Además, Kabir Sahib enfatiza: “En vano es el rosario que no desata el nudo de la mente. Un verdadero cielo yace únicamente a los pies del Maestro. Nose necesitan exhibiciones externas, pues debe hacerse internamente. ¿Por qué perder el tiempo en cosas mundanas? Ahora estoy internamente ocupado en mi Señor.” El Simran, como se dijo arriba, es todo un proceso mental o interno y como tal, un rosario o cualquier otra clase de ayuda no puede servir de nada. Por medio de laconcentración a los pies benditos del Maestro, por me dio de fe implícita en Sus instrucciones y al llevarlas a la práctica, podemos lograr un estado de perfecta bienaventuranza. No hay atajo o camino cortó sino el de l Simran como lo ordena el Maestro. La Biblia también dice: “Sean ustedes los hacedores del Verbo y no solamente los oyentes, y entrarán en el nuevo Jerusalén .”
N. de la R.: Este Maestro Viviente o Alma Maestra es para los Sikh el Siri Guru Granth Sahib

No hay comentarios:

Publicar un comentario